Teléfono (+34) 91 632 4662 PIDA UN PRESUPUESTO ONLINE

Noticias y Artículos

Curiosidad

Es la cualidad con la que todos nacemos y que constituye sin duda la base de nuestro aprendizaje. En nuestros primeros años de vida, esa cualidad nos hace preguntarnos e interesarnos por cuanto nos rodea constantemente, desgraciadamente va disminuyendo con el paso de los años para la mayoría de nosotros. En ciertos sujetos esa curiosidad se mantiene latente y les impulsa a estar en continua alerta respecto al mundo. Les hace ser sujetos activos, lo que comúnmente se puede denominar gente despierta, gente inquieta, emprendiendo siempre que tienen ocasión, nuevos caminos, nuevas fórmulas. Pero esta cualidad no es de por sí suficiente si no se encauza con una muy buena base técnica y con cierta disciplina organizativa que impide que se torne en dispersión mental.

En los procesos de selección que realizo, estoy atenta a descubrir en qué grado desarrollan y manifiestan esa curiosidad, ya que considero que es un rasgo altamente valorable en un sector como es el sector IT y dentro de éste en el área de desarrollo web, que cuenta con una característica fundamental, una renovación y actualización mucho más rápida que en cualquier otro sector.

La pregunta siguiente sería ¿cómo se mide la curiosidad? Sin duda, en acciones. El sujeto curioso es aquel que se forma de manera autodidacta, aquel que está enterado de las últimas actualizaciones de software que se están presentando al mercado. Acude a conferencias, navega e interacciona en las redes sociales mucho antes que la mayoría. Me atrevería a decir que ya intentó en su día un proyecto parecido. Es posible que haya organizado una comunidad en internet de algún determinado framework o que contribuya muy asiduamente con sus proyectos de open-source. Esta información rara vez aparece descrita en un currículum y es una verdadera lástima que en una breve entrevista de 45 minutos o 1 hora no surja en la conversación. Anímense ¿quieren descubrir si la persona que tienen delante es curioso? Podrían preguntarle que hacía cuando estaba en la universidad, cuando llegaba a casa de clase o que hacía entre descanso y descanso cuando estaba haciendo esa práctica tan tediosa de Sistemas Operativos. Seguramente estaba leyéndose un manual de PHP que encontró por casualidad esa mañana en la biblioteca. ¿Quieren otra prueba más contundente? Pueden preguntarle qué posibilidades en su opinión en cuanto a desarrollo de aplicaciones puede ofrecer las nuevas tecnologías móviles, créanme se le iluminarán los ojos.

PUBLICADO POR: Sandra Espinosa Cano 15/04/2011